Pienso en la simplicidad de la estrategia de Colau para seguir mandando en Barcelona y en lo sencillo que es que no lo haga. Ellos saben que tienen un 15% del censo que les vota, son barceloneses que si están de acuerdo con este modelo de ciudad, algo completamente legítimo y respetable. De hecho, lo único que tienen que hacer es dividir, DIVIDIR y dividir, nada más. Por eso, en su relato, solo se escucha que si Gobierno de Izquierdas, feminismo, activismo y lo terrible de la derecha, fascismo, machismo y un intenso eclecticismo entre independentismo y constitucionalismo.

En definitiva, una Barcelona devorada por la ideología sin proyecto ni futuro. Ya me contaran, con este relato, en que se mejora la vida de la gente?. Lo de izquierdas y derechas es un lenguaje del siglo pasado y que se alimenta de la desinformación y la manipulación. Todo es etiquetismo para dividir y un teatro mediático para identificarse. Los comunes saben de sobras que, mientras

Barcelona esté dividida, seguirán gobernando, y esa es una realidad inquebrantable. Por eso, la unidad es su Talón de Aquiles, hablar de juntos y entre todos es su verdadera quimera. De verdad, parece increíble que, con todas las desigualdades sociales y este destrozo, aún haya un 20% de gente que piense que Barcelona ha mejorado. Pero sea como fuere, juntos somos más. Y somos más los que pensamos que Barcelona está hecha un desastre, somos más los que seguimos apostando por la meritocracia, por las políticas de esfuerzo, por la igualdad de oportunidades y, sin duda, somos más los que pensamos en recuperar Barcelona y volver a darle todo el impulso social y económico, hasta situarla como la verdadera superpotencia municipalista a nivel mundial. Ese es el verdadero desafío que tenemos por delante, un pleno empleo dando alas, especialmente a autónomos, comerciantes, pymes y grandes proyectos empresariales, máxima seguridad, acabar con los problemas de vivienda y edificar vivienda social, una bajada brutal de impuestos y, sobre todo, reparar esta salvaje brecha de desigualdad que hoy gobierna la ciudad con miles de indigentes y cientos de miles en el umbral de la pobreza. Hay tanto por hacer….por eso cada día es más importante darnos cuenta de la falsedad y la hipocresía del relato izquierda-derecha, cuando lo que se necesita son GESTORES que vuelvan a poner a esta ciudad a pleno rendimiento. Barcelona debe desprenderse de ideología y centrarse en lo que la hizo única, que no es otra cosa que una Barcelona unida por un proyecto común tal y como lo hicimos en el 92. Es imperativa la unidad, todo lo demás nos conduce de nuevo a este descomunal desastre que ha llevado a que un 30% quiera abandonar Barcelona. Recordad simplemente que JUNTOS SOMOS MÁS. BCN ETS TU.